RADIO

En nuestro portal se emiten en la actualidad tres programas de declamación de poesías que son trasmitidos por la Radio Versos Compartidos integrada al Portal y las 24 horas de música 





Programa que se trasmite en vivo desde la República Argentina conducido por la poetisa Mariana Potosí,declamando poesías desde el grupo Facebook

**********


Programa que se trasmite desde la República Oriental del Uruguay conducido por el poeta y canta autor Baniel Borrell declamando poesías desde el Portal Versos Compartidos

                                  **********




Programa que se trasmite  en vivo desde Chile conducido por la poetisa chilena Maruzzella Parodi bajo el seudónimo de Caballo Negro declamando poesías desde el Portal Versos Compartidos

3 comentarios:

  1. FELIZ LUNES, ESPERO TENGAN UNA SEMANA LLENA DE AMOR Y FELICIDAD!

    ME ENAMORE DE TI


    Que has hecho en mí para que me enamore así de ti.
    Te deseo con un deseo que me atormenta.
    Tan profundamente que tengo miedo de mi pensamientos.
    Es la primera vez que me pasa. Jamás me había sucedido.
    No sé siquiera cuando comenzó.
    Ocupas todos mis pensamientos.
    Tú estás siempre en mi mente.
    Soñar contigo, despertar, caminar…

    Locamente me enamore de ti.
    Eres la energía que me da vida.
    Has hecho de mi vida algo muy tuyo.
    Ocupas un lugar dentro de mí, en mi corazón estás.
    Te quiero tanto como jamás en mi vida he querido,

    Este es un inmensurable amor que siento por ti.
    Te digo que mi vida, sin ti, no tiene sentido.
    Te necesito a mi lado para, llenar tus días y noches
    de AMOR y placer.
    Besarte, acariciarte y amarte.

    Hoy mirándote a los ojos, quiero confesarte.
    Que de ti estoy enamorado
    Que TE QUIERO!!!
    Que TE AMO !!!


    Giovanni Libero
    Argentina ©
    Derechos de autor ®

    ResponderEliminar
  2. Amor Verdadero

    Por esa gente mal intencionada que hablan por hablar.
    Esas, las que se llenan sus bocas con dimes y diretes.
    Esas que causan daño y gozan con la tristeza de los demás.
    Esas, que con su chismerío barato, contra mi amada acometieron.
    Con gran audacia minaron nuestra relación. Sus sentimientos corrompieron.
    Sembraron, en su mente y corazón, incredulidades. Sin escrúpulos lo hicieron.
    Esas, a mi ser más preciado, bajar su autoestima lograron.
    La relación se vio deteriorada. La incertidumbre y vacilaciones la invadieron.
    Esas, con su maldad nuestra separación consiguieron.
    Luché con todo lo que a mi alcance tenía, todo lo intenté.,
    Nuestro amor quería salvar… No lo logré.
    La perdí y mi corazón en mil pedazos se destrozó.
    Fue tan grande el dolor, no lo pode contener y mis ojos el llanto broto.
    Con desesperación e impotencia Lloré.
    Muchas lágrimas derramé.
    Me invade una sensación de vacío.
    Me siento perdido, lleno de dudas, estoy mal, muy angustiado.
    Me consumen la tristeza, el llanto y el dolor.
    Me pregunto y no encuentro respuestas.
    Pude haber hecho algo más. No lo sé…

    Pero por esas cosas raras de la vida tiene, esas que no comprendemos.
    Un gran estallido sentí dentro de mí y mi corazón se estremeció.
    Todo mi ser fue invadido, sentí una sensación de alivio y seguridad.
    Habían retornado, mis ilusiones y mis fuerzas.
    Mi Señor había intervenido. ¡Sí!
    Él es el que me guía y me sostiene cuando desfallezco.
    Fue Mi Señor quién se encargó, cada una de mis lágrimas juntó.
    Con ellas un vaso llenó.
    Su voz silente, en mis oídos, como estruendo retumbó. ¡Lo escuche!.
    Solo me preguntó,
    “Si mi llanto fue por la mujer que amo o por mí”

    Sé que creyó en mis palabras.
    Sé, que Él ya sabía de mi sentir.
    Pues mi señor yace en mi corazón y sufre conmigo el dolor.
    ´´´
    Él, con su poder, a esas lágrimas, en un valioso tesoro, las convirtió.
    Con cada lágrima diamantes creó.
    Dos vasos se llenaron y me los entregó.

    Su voz continuaba en mis oídos resonando,
    y me ordenó comentarle a mi amada lo que me había sucedido y que los vasos le diera.
    Ella tiene, en su corazón, el poder para reconvertir nuestra situación.
    Si verdaderamente me creyó y con amor lo deseaba, nuestras diferencias desaparecerían.

    Tal como me lo ordenó, los vasos llenos de diamantes se los entregué.
    Ella con sus manos, debía con fuerza, sostenerlos,
    y solo tenía que pensar en nuestro amor, y si realmente me correspondía,
    el secreto delante de nuestros ojos se nos iba a develar.
    Ella, así lo hizo.
    Y una luz radiante, tan brillante como el sol, nos iluminó.
    Los diamantes, ya no eran diamantes.
    Los vasos ahora contenían las lágrimas que por amor
    y con mucho dolor habíamos derramado.
    Dios sobre nuestras cabezas hizo que el agua se esparciera.
    Recibimos la bendición.

    Un maravillo milagro sucedió.

    Giovanni Libero
    Argentina ©
    Derechos ®

    ResponderEliminar